Los profesionales y académicos que ha participado en la I Jornada de Profesorado Clínico en las facultades de Medicina organizada por la Cátedra Medtronic de Formación e Investigación Quirúrgica de la Universitat Jaume I han coincidido en señalar las dificultades que existen para compaginar el ejercicio profesional y el docente en el caso del profesorado clínico y han propuesto figuras intermedias en las universidades y un mayor reconocimiento del trabajo por las agencias de evaluación.

La jornada celebrada a principios de esta semana ha contado con diversos profesionales del sector quienes han participado de forma presencial y vía streaming. El encuentro ha servido para analizar la difícil situación que debe afrontar el profesorado clínico en estos momentos para acreditarse en alguna de las figuras del profesorado universitario.

“Estamos ante un proceso complejo de consecuencias inimaginables” ha afirmado Juan Vicente Sánchez, director de la Unidad Predepartamental de Medicina de la UJI, al exponer la difícil situación por la que han de pasar los profesionales para llegar a ser aptos para la docencia en el actual marco jurídico, por lo que se pide a las universidades la capacidad de digerir de manera simbiótica una profesión tan compleja como la médica.

En esta misma línea, Pablo Lara, vicepresidente de la Junta Directiva de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina de España y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga, ha asegurado que ha existido una importante disminución del profesorado permanente en las áreas de conocimiento clínicas así como que este hecho se agravará de manera insostenible en la próxima década.

Debido a problemas como el envejecimiento de la plantilla actual, dificultad de los criterios de evaluación, insuficiente o deficiente información sobre los requisitos, la acreditación de los profesores titulares resulta algo sumamente complicado. Por ello se reclama una modificación en el marco jurídico para dar una solución a un problema “tan acuciante como el no contar con profesorado titular en las facultades de medicina”.

Vicente Bertomeu González, profesor asociado Universidad Miguel Hernández, ha explicado que “nos pasamos toda la vida estudiando, y si quieres ser médico y docente es aún más difícil ¿hasta qué punto interesa tener hombres orquesta?” al mostrar su desacuerdo con los difíciles requisitos exigidos y dejar patente la falta de tiempo para alcanzarlos.

A modo de solución se exige un mayor reconocimiento de la labor por parte de las entidades evaluadoras (valorar la calidad del trabajo y no la cantidad) así como una apertura por parte del sistema de las universidades, ya sea facilitando las figuras intermedias, es decir que el paso de profesor externo a titular no sea tan complicado, u ofertando más plazas.

——–

Referencias:
Fundación Universtitat Jaume I-Empresa: www.fue.uji.es

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *